La revista digital de la gente que hace cine
 
Artículos
Películas
Entrevistas
Festivales
Especiales CHC
Cortometrajes
Calendario de estrenos
Galerías de fotos
Libros
DVD
Discos BSO

Buscar
Tablón de anuncios
Directorios
Enlaces recomendados
Alianzas
Patrocine CHC
Quiénes somos

La Colección CHC
Capítulos descargables
En preparación
Erratas de los libros

 
   Películas
234x60 green banner


"Arcadia", de Costa-Gavras
29/04/2005 - chc

El veterano y polémico director griego-francés de "Amen" se sumerge en el mundo de la desocupación y sus consecuencias a través de un personaje que decide convertirse en asesino y hacer justicia.

Estreno en España: 28 de octubre de 2005.

La historia

Monsieur Verdoux asesinaba salvajemente a mujeres con el único propósito de cubrir las necesidades de su familia. Hoy en día, nuestro mundo moderno sacrifica continentes enteros con el fin de cubrir tanto nuestras inmensas necesidades como las de nuestras familias.

Tras quince años de fiel servicio a su empresa, dedicado a satisfacer todas las necesidades de sus patrones y accionistas, Bruno D., un alto ejecutivo de una fábrica de papel, es despedido de un día para otro junto a cientos de sus compañeros como consecuencia de una reestructuración económica, o lo que es lo mismo, del "outsourcing o subcontratación".

Al principio, Bruno no está demasiado preocupado. Es una persona con una preparación excelente y está convencido de que no va a tardar mucho tiempo en encontrar un trabajo del mismo nivel. Todavía es joven, tiene poco más de cuarenta años.

Tres años después, sin haber encontrado trabajo, se da cuenta de que, muy a su pesar, se encuentra inmerso en una guerra de desgaste. Ahora no es más que un soldado raso cuya única misión consiste en sobrevivir, preservar su propio bienestar material y el de su esposa e hijos.

No tardará en descubrir que su bienestar, la solidez de su matrimonio y el futuro de sus hijos dependen de su éxito en esta contienda. Así que con la ayuda de un arma decide pasar a la acción y se lanza a aniquilar a la competencia de forma metódica y lógica. Después, realizará el asalto final a la fortaleza de la Corporación Arcadia, el último obstáculo que se interpone entre él mismo y el trabajo que desea.

Pero como cualquier soldado al que han llamado a filas apresuradamente y carece de la preparación suficiente, su inexperiencia le llevará a cometer hazañas de una torpeza increíble. A pesar de todo, tiene éxito y consigue –temporalmente, no cabe duda- un trabajo a su medida, salvando el futuro de sus hijos y su matrimonio, o al menos eso cree él.

Un caballero moderno y solitario que no lucha contra molinos de vientos, no lucha en pro de un ideal, de la humanidad, de la justicia. No se enfrenta a los malvados terratenientes para proteger a las viudas y los huérfanos, lucha por él y los suyos.

En definitiva, lucha por si mismo, comportándose como el resto de nosotros, que damos la espalda a la solidaridad, al ayudarnos los unos a los otros y a los sueños utópicos, para sumergirnos, día tras día, en las profundidades del egoísmo, el miedo y la ansiedad que genera este conflicto.

Al igual que el Monsieur Verdoux de Chaplin, Bruno, nuestro héroe, oscila entre lo ridículo y lo vil, entre la risa y el llanto, entre el valor y la cobardía, mientras intenta mantener la compostura y la dignidad.

Bruno, al igual que Verdoux, será recompensado por sus esfuerzos e intentará desde su baluarte, el despacho de la Corporación Arcadia, mantener la lucha letal contra los de su especie para mayor gloria de sus peores enemigos.

El protagonista

Bruno (José García)
Se trata de un hombre de poco mas de cuarenta años, trabajador y de fiar, que está capacitado para hacer muchas cosas, excepto ser un asesino en serie. Para llevar a cabo su plan, tendrá que sacar el máximo partido a su naturaleza y a su talento.

Ha trabajado muy duro para convertirse en uno de los mejores -sino el mejor- de la industria de la pasta de papel. Es algo de lo que se siente orgulloso y no está dispuesto a ceder. Confía en su capacidad analítica, lógica y directiva para concebir y llevar a cabo un plan que le ayude a conseguir el trabajo que él considera que se merece.

Como hace con todo lo que se propone, lleva a cabo esta guerra privada con minuciosidad y dedicación. Pero sin odio ni compasión. Elimina a sus competidores potenciales por deber, necesidad y pragmatismo, todo con el fin de salvar su matrimonio y su vida familiar.

Reflexiones de Costa-Gavras (Director) y Jean-Claude Grumberg (Guionista)

CG: Leí la novela de Westlake en inglés, cuando se publicó. Yo estaba en Estados Unidos, pero Paramount ya había adquirido los derechos y contaban, como dicen allí, con un productor y un director encargados del proyecto.

JCG: Cuando el libro se publicó en Francia leí la traducción y ¡llamé inmediatamente a Costa!

CG: Creíamos que adaptar la historia a Francia era en cierta manera premonitorio. En Estados Unidos existe una doctrina aceptada basada en un fuerte individualismo, cada uno a lo suyo, a César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, que era exactamente lo que estaba ocurriendo aquí.

JCG: Al igual que existe el género de la ciencia-ficción y de la política-ficción, también se puede hablar de la social-ficción. Por eso se trata de una novela universal, porque nos muestra hacia donde nos conduce la senda del individualismo. Por supuesto, se trata de una visión extrema; podría considerarse un cuento moral contemporáneo.

CG: Podría decirse que es la continuación de "Amen": ¿A dónde hemos ido a parar tras el Nazismo? Al final de aquel filme, uno de los supervivientes, el médico del campo de concentración que escapa a Argentina, lleva en su interior la semilla del personaje de Bruno: el individualismo llevado al límite.

JCG: No debemos confundir denuncia con aprobación. Hoy en día, uno ya no puede contar una historia sin que la gente crea que tus ideas corren parejas a las de la historia que estás contando: como si Costa y yo quisiéramos que todo el mundo actuara como el personaje de Bruno. Es absurdo.

CG: Se trata de un cuento amoral. Es amoral porque no rechazamos la amoralidad del personaje al final. Espero que la gente se identifique con él en un principio y que luego diga: "¿Cómo es posible que me haya podido identificar con este tipo?". Entonces la película habrá cumplido su función: un espectáculo en el que un personaje excepcional nos conduce a las profundidades de nuestra propia alma y nos ofrece una percepción de la sociedad en la que somos actores, espectadores, víctimas y beneficiarios.

JCG: No estamos haciendo apología de un personaje, estamos realizando un crítica del mundo a través del comportamiento de este personaje... De lo contrario, no podríamos rodar películas. Puedes poner a un grupo de personas delante de una cámara y dejarlas que hablen, como en los Reality Shows. Pero si le pides a la gente que vaya a ver un película es para ofrecerles otra visión. Tiene que ser el propio público el que se distancie del personaje, pero para separarse de él tiene que sentirse cercano, e incluso identificado con él.

CG: Bruno es como la sociedad en la que vivimos, una sociedad donde nadie tiene dilemas morales sobre las consecuencias de perder el empleo, del desempleo. Es un asesino en serie que no está loco, que no mata a chiquillas o mujeres. Es un alto ejecutivo que se ha convertido en asesino en serie por una serie de razones que nada tienen que ver con sus sentimientos o con impulsos sexuales. Mata por motivos lógicos y pragmáticos. Él mismo se ha adentrado en este negocio y está librando su propia guerra económica.

CG: El personaje está interpretado por José García. Nos encantó desde el primer momento. Su parecido con Jack Lemmon no es sólo físico. García es un actor capaz de pasar de la comedia al drama con una habilidad pasmosa, algo que ya me había ocurrido con Lemmon durante el rodaje de "Missing".

JCG: Esta es también una película sobre la soledad, pues trata de un hombre que se siente solo. O mejor dicho, doblemente solo: está solo porque ha perdido su trabajo y está solo cuando se debate ante la idea de recurrir al asesinato como solución.

No puede confiar en nadie, ni siquiera en su esposa, porque a los ojos de los demás se convertiría en un monstruo. Una de las cosas que más llama la atención es la facilidad con la que perpetra su primer crimen. A partir de ese momento, nuestro personaje se encuentra en medio de una tristeza cada vez más opresiva.

CG: En una sociedad tan evolucionada como la nuestra, nuestro personaje encuentra una solución completamente primitiva. Se convierte en un depredador. Al final de la película, otro depredador le caza, se trata de una depredadora. Estamos en un estado de guerra permanente e insistente, en el que todos aparentamos llevar una vida normal. La película es un retrato futurista, e incluso estilizado, de la normalidad belicosa de nuestra vida diaria.

Costa-Gavras (Director)

Nacido el 13 de febrero de 1933 en Arcadia, Grecia. Nacionalizado francés. Estudió en un instituto de Atenas. Cursó estudios literarios en la Sorbona, París. Escuela de Cine: IDHEC (Institut des hautes études cinématographiques). Fue asistente de dirección de René Clair, Yves Allégret, René Clément, Henri Verneuil, Jean Giono, Jacques Demy, Marcel Ophüls y Jean Becker.

Filmografía seleccionada de Costa-Gavras

"Le couperet" (2005)
"Amen" (2002)
"Mad City" (1997)
"Lumière et compagnie" (1996)
"À propos de Nice, la suite". Segment "Les Kankobals" (1995)
"La petite apocalypse" (1993)
"Contre l'oubli". Segment "Pour Kim Song-man, Corée" (1991)
"Music Box" (1989)
"Betrayed" (1988)
"Conseil de famille" (1986)
"Hanna K." (1983)
"Missing" (1982)
"Clair de femme" (1979)
"Section spéciale" (1975)
"État de siège" (1973)
"L'Aveu" (1970)
"Z" (1969)
"Un homme de trop" (1967)
"Compartiment tueurs" (1965)
"Les rates" (1958)


Ficha técnica

Francia - 2005
Título original: Le couperet
Dirección: Costa-Gavras
Productor: Michèle Ray-Gavras
Guionista: Jean Claude Grumberg y Costa-Gavras. Basado en el libro The Ax de Donald Westlaker.
Fotografía: Patrick Blossier
Vestuario: Laurence Maréchal
Maquillaje: Thi-Loan Nguyen
Montaje: Yannick Kergoat
Música: Armand Amar

Ficha artística

José García (Bruno Davert), Karin Viard (Marlene Davert), Geordy Monfils (Maxime Davert), Christa Theret (Betty Davert), Ulrich Tukur (Gerard Hutchinson), Olivier Gourmet (Raymond Mâchefer), Yvon Back (Etienne Barnet).


Imprime este artículo


 


Inicio | Boletín | Contacto | En la prensa | Aviso legal | Privacidad
© 2002 - 2005 Cómo hacer cine S.L. Prohibida la distribución y la difusión de todo o parte de los
contenidos de Cómo hacer cine, sin previo y expreso consentimiento de Cómo hacer cine S.L.

Desarrollado por CHC Servicios